Ir al contenido principal

Actos y discursos de la jerarquía católica residente en Costa Rica durante la celebración del I Centenario de la independencia: 1921

El primer punto que acá debe ser tratado es el refutar el argumento que circuló por años, en el cual se indicaba que la creación de la Provincia Eclesiástica de Costa Rica se dio en 1921 como un tipo de homenaje que la Santa Sede dio al país en sus primeros 100 años de vida independiente. La aparición de la Provincia Eclesiástica en 1921 en el país no respondió a ello, sino a un trabajo desarrollado por la Internunciatura desde 1908, así como a los deseos del gobierno civil y hasta por la muerte repentina de Mons. Stork a finales de 1920.

Sin embargo, lo anterior no elimina que en aquel año tan simbólico la jerarquía católica no celebrara dicho acontecimiento. Las fiestas civiles y religiosas se desarrollaron en todo el territorio nacional. Para darle un mayor realce al evento, el mismo poder civil le solicitó a la jerarquía católica que diera la orden a las parroquias y sus ciudadanos-feligreses, para celebrar también mediante actos religiosos el primer centenario.   

Por ejemplo, en sitios como Puriscal, San Gabriel de Aserrí, Heredia, Belén de Guanacaste y Nicoya, se oficiaron diversos actos de fe en celebración y agradecimiento a Dios por esos primeros 100 años de vida independiente. Aún más, el mismo 15 de septiembre de 1921, en la catedral Metropolitana se celebró un Te Deum para conmemorar la fiesta. 

Para entender un poco qué tipo de actos se realizaron en diferentes localidades, se hará referencia al organizado en la localidad de Heredia el 13 de septiembre de 1921. El periódico “Diario de Costa Rica” publicó el 15 de ese mes una reseña de los acontecimientos desarrollados en la ciudad de las flores. Dicha reseña indicaba que el martes 13 de septiembre los heredianos celebraron a más no poder mediante actos de fe y cívicos los 100 años de independencia. 

En primera instancia, se mencionó que las actividades iniciaron desde la víspera, el 12 de septiembre, pues a las 18 horas hubo rosario y a las “19 h fueron iluminados eléctricamente varios edificios públicos y particulares, el parque, kiosco y varios arcos de los preparados en las calles”. A la vez, se comunicó que el 13 a las cuatro de la mañana hubo un solemne repique, a las cinco una diana por parte de la banda de Heredia por las principales calles y a las siete de la mañana comenzó la eucaristía en acción de gracias. Esta misa la celebró Mons. Rafael Otón Castro Jiménez, primer arzobispo de San José, la cual tuvo entre sus asistentes al presidente de la república Julio Acosta y más de tres mil personas que los acompañaron. “Terminada” la eucaristía, se procedió con la procesión con el Santísimo Sacramento por las principales calles de Heredia, la cual fue acompañada por el presidente de la república, el vicario apostólico de Bluefields, Mons. Bernaus, entre otros políticos, clérigos y miles de feligreses. Asimismo, se comunicó la participación de las bandas de Alajuela, Cartago, San José y Heredia. Este evento terminó a las once de la mañana luego de transitar “36 manzanas, cuyas calles habían sido preparadas de antemano”. Luego, se efectuó un banquete que tuvo a la cabeza de la mesa principal a Julio Acosta y Mons. Castro, más un número considerable de políticos y sacerdotes católicos. El artículo terminaba indicando que “el entusiasmo público no decayó un solo momento hasta las 22 horas en que finalizaron los actos religiosos”

Sin embargo, este no fue el acto más significativo desarrollado por la clerecía católica para dicho año. El arzobispo de San José, en agradecimiento por la independencia, consagró la Arquidiócesis al Corazón de Jesús. Acto efectuado el 4 de noviembre. 

Para Mons. Castro el fin último de la consagración era revestir una fiesta cívica con un velo también religioso, pues procura que la consagración ayudara a erradicar uno de los principales males que presentaba la sociedad moderna como era el egoísmo. Elemento que clasificaba como “la llaga capital de la sociedad moderna”, pues era “ese egoísmo que es la idolatría de sí mismo, o el culto de la propia sensualidad o del proprio orgullo; ese egoísmo que substituye a Dios y poniéndose sobre la humanidad, todo lo refiere a sí, usurpa todo lo que pertenece a los derechos de Dios, de la Iglesia y del hombre individual y social; ese egoísmo, en fin que rompe todos los lazos de la vida social y cristiana, combatiendo a la vez la religión y la moral, la autoridad y la ley, la propiedad y la Familia”.


Segunda carta pastoral de Mons. Castro (7 de octubre de 1921)


 La consagración se procuró convertirla en un acto de unidad nacional. Lo cual se gestionó mediante la invitación del alto clero residente en el país, pues se invitó a Mons. Antonio Monestel, obispo de Alajuela, y al Internuncio Mons. Marenco, así como a las principales autoridades civiles del país y la feligresía general tanto de la arquidiócesis como del resto de la nación. 

Las crónicas comentan que el evento se desarrolló así: una procesión que salió a las 8:15 de la mañana de la catedral “hacia el lote que está al Norte de la Aduana Central”, donde se celebró la eucaristía, presidida por el arzobispo, en la cual se ejecutó el rito de consagración, y que a la vez fue “la inauguración de los trabajos de una Iglesia Nacional dedicada al Sagrado Corazón de Jesús en aquella plaza”. De igual manera, se comunicó que el evento dejó: “profundos y gratísimos recuerdos en el ánimo de todos los jefes de los supremos poderes en ambos fueros, pues marcharon de acuerdo y con envidiable armonía”. Además, se indicó que el gobierno representado por el señor Julio Acosta, conocido teósofo y de corriente liberal, “no sólo contribuyó eficazmente a que se donara el terreno dedicado a la nueva construcción, sino que se portó caballerosamente, prestando los auxilios que el caso requería”

Esto muestra que el objetivo de unidad nacional que perseguía Castro y su círculo cercano al consagrar la arquidiócesis al Corazón de Jesús se consiguió de algún modo. Sin olvidar que al arzobispo y a sus presbíteros más cercanos les interesó dejar clara la idea de que Iglesia y Estado debían permanecer juntos y respetando en particular la fe de la mayoría de los católicos, lo cual lo realizaron recordando el punto 10 del acta de la independencia el cual indicaba lo siguiente: 

“Que la Religión Católica, que hemos profesado en los siglos anteriores y profesaremos en los sucesivos se conserve pura e inalterable, manteniendo vivo el espíritu de religiosidad que ha distinguido siempre a este país, respetando a los Ministros eclesiásticos seculares y regulares.”

Como se observa, el alto y bajo clero, así como los fieles católicos tomaron parte activa en las fiestas de la independencia. Pero también desarrollaron y desearon darle a estas conmemoraciones civiles su impronta religiosa. Lo cual realizaban mediante actos de fe como eucaristías, Te Deum o consagraciones al Corazón de Jesús, sin olvidar las argumentaciones que ellos daban en procura de defender lo que consideraban un bien para la sociedad, como era desde la eliminación del egoísmo que había traído la modernidad hasta preservar y respetar a la fe católica que se profesaba en el territorio desde cientos de años atrás.


Mariana Blanco Ortiz y José Aurelio Sandí Morales

Universidad Nacional


Comentarios

Artículos más leídos durante el último mes

Órdenes religiosas en Costa Rica

Por su utilidad e interés, ponemos a disposición de nuestros lectores dos recientes trabajos Óscar Lobo Oconitrillo, colaborador de éste blog, en los que traza una reseña de las distintas órdenes religiosas masculinas y femeninas que se han asentado en Costa Rica desde la erección de la Diócesis de San José en 1850 hasta la actualidad: Los religiosos en Costa Rica . Las religiosas en Costa Rica .

Los representantes diplomáticos de la Santa Sede en Costa Rica y su actuar en medio de las celebraciones de la independencia 1908-1921

En el año de 1908, por disposición de la Santa Sede y aceptación del gobierno de Costa Rica se creó en el país la Delegación Apostólica para Centroamérica, siendo el primer Delegado Mons. Giovanni Cagliero. En el año de 1915 la curia romana tomó la determinación que dicho sitio sea la Internunciatura para Costa Rica, Nicaragua y Honduras, Delegación Apostólica para El Salvador y que Mons. Giovani Marenco procurara ser reconocido como enviado diplomático por la Santa Sede ante el gobierno de Guatemala.  Dentro de las prerrogativas que tenía el representante papal en estas tierras, era el de ser el Decano del cuerpo diplomático. Dentro de sus responsabilidades estaban el hablar cuando los diferentes diplomáticos residentes en el país se reunían con el presidente. También, era el encargo de comunicarle al resto de representantes extranjeros el horario y día de las reuniones con el poder ejecutivo de Costa Rica. Sin olvidar que, de una u otra manera, debía fortalecer los lazos diplomáticos

El Padre Florencio del Castillo, promotor de las Ciencias

Nos complace anunciarles que el Archivo Histórico Arquidiocesano, en su Sección Víctor Sanabria Martínez, acoge una nueva publicación del historiador Manuel Benavides Barquero, titulada "El Padre Florencio Castillo. Promotor de las Ciencias en Centroamérica y México" .  Florencio Castillo (1778-1834) , diputado por Costa Rica en las Cortes de Cádiz, fue también un hombre de Ciencia formado a partir de 1798 en el Seminario de San Ramón Nonato (León, Nicaragua), donde además ocupó la Cátedra de Filosofía. Posteriormente, una vez disueltas las Cortes de Cádiz (1814), se trasladó a Oaxaca (México), donde en 1830 fue nombrado director del recién creado Instituto de Ciencias y Artes del Estado. Manuel Benavides , autor de dos monografías dedicadas a la figura de  Florencio Castillo ( "El presbítero Florencio Castillo. Diputado por Costa Rica a las Costes de Cádiz" 2010; y "El canónigo Florencio Castillo. Sus luces en un México independiente y federal" , 2013),

Las Genealogías de San José y Heredia de Monseñor Sanabria (II)

Finalmente, como anunciamos en el anterior artículo , este jueves 17 de noviembre tuvo lugar la firma del convenio entre la Asociación de Genealogía e Historia (ASOGEHI) y el Archivo Histórico Arquidiocesano para la publicación y venta de las Genealogías de San José y Heredia que en su día elaborara el II Arzobispo de San José, Monseñor Víctor Manuel Sanabria Martínez. La firma del convenio se efectuó dentro de una actividad celebrada en el salón de actos del archivo, en la que destacó la conferencia dictada por Mauricio Meléndez Obando, promotor de la publicación y Presidente de la Asociación de Genealogía e Historia, conferencia relativa a la importancia de la obra de Monseñor Sanabria como genealogista. Los interesados en adquirir las Genealogías de San José y Heredia de Monseñor Sanabria pueden desde este jueves comprarlas en las instalaciones del Archivo Histórico Arquidiocesano o contactando con la Asociación de Genealogía e Historia.

La utilización de la fecha del 15 de setiembre por parte de la jerarquía de la Iglesia Católica en sus publicaciones oficiales

Las autoridades católicas utilizaron la fecha del 15 de septiembre como una fecha para la publicación en los periódicos El Eco Católico y La Unión Católica sobre temáticas asociadas al rol de la independencia en la vida de la nación, así como una fecha para expresar sus posturas sobre temas relevantes para la sociedad de la época. Las publicaciones se caracterizaron por ser un recopilado de menciones hacia el 15 de septiembre como día de fiesta, a la vez en ellos se exaltaban los sentimientos de entusiasmo y patriotismo por el significado que tenía la independencia para los costarricenses. Estas publicaciones coincidían con los intereses de los gobernantes civiles en el esfuerzo por establecer la fecha de independencia como un día de fiesta, unión y regocijo, por lo que demostraban la existencia de intereses en común entre los poderes y reforzaban la idea de que era necesario mantener los vínculos fuertes entre ambos. Las publicaciones compartían menciones directas a la libertad obteni