Ir al contenido principal

La utilización de la fecha del 15 de setiembre por parte de la jerarquía de la Iglesia Católica en sus publicaciones oficiales

Las autoridades católicas utilizaron la fecha del 15 de septiembre como una fecha para la publicación en los periódicos El Eco Católico y La Unión Católica sobre temáticas asociadas al rol de la independencia en la vida de la nación, así como una fecha para expresar sus posturas sobre temas relevantes para la sociedad de la época. Las publicaciones se caracterizaron por ser un recopilado de menciones hacia el 15 de septiembre como día de fiesta, a la vez en ellos se exaltaban los sentimientos de entusiasmo y patriotismo por el significado que tenía la independencia para los costarricenses. Estas publicaciones coincidían con los intereses de los gobernantes civiles en el esfuerzo por establecer la fecha de independencia como un día de fiesta, unión y regocijo, por lo que demostraban la existencia de intereses en común entre los poderes y reforzaban la idea de que era necesario mantener los vínculos fuertes entre ambos. Las publicaciones compartían menciones directas a la libertad obtenida en la independencia, y la necesidad de respetar y luchar por mantenerla frente a las adversidades que suponía la intromisión de ideas perniciosas como la masonería, el protestantismo o la crítica al sentir patriótico de los sacerdotes y obispos costarricenses, problemáticas que estaban presentes desde mediados del siglo XIX y se extendieron ya entrado el XX. 

El carácter patrio fue un aspecto recurrente en los escritos publicados en las fechas cercanas a la celebración de independencia, en los cuales se remarcaron la unión entre el amor por la patria y el amor religioso. Un ejemplo del carácter patriótico de los escritores católicos en esas fechas fueron los asociados a la defensa de la libertad que trajo consigo la independencia, como una muestra de la defensa de la moral, los valores y el amor a la Patria. La libertad dada por la independencia era una libertad vinculada a Cristo, y a los principios católicos, puesto que la independencia había significado una separación del dominio monárquico, pero no de Dios ni de la Iglesia católica. Lo anterior queda claro en la siguiente afirmación del diario La Unión Católica: 

    "Se ha dicho que la Independencia de la América Española obedecía á los principios proclamados por la Revolución francesa á fines del pasado siglo; y hay parte de verdad en eso: el odio al sistema monárquico, la aspiración á la libertad, precioso don del Criador, sin el cual el hombre no podría ser responsable de sus acciones, y el deseo del Gobierno propio, estos fueron los móviles de la independencia". (La Unión Católica, 1896, p. 817).

Asimismo, los textos en los periódicos católicos oficiales fueron usados por las autoridades eclesiásticas para posicionarse sobre las críticas al accionar de los religiosos o a la intromisión de ideas ajenas a la moral costarricense. El primer aspecto se evidencia en el derecho de respuesta de un feligrés en La Unión Católica ante comentarios al patriotismo de Monseñor Thiel. Las críticas recibidas se centraron en una acusación de abandono de una ermita por parte del obispo, para que esta se convirtiera en una escuela, acto propuesto por el señor Florencio Castro. La respuesta a la iniciativa no se hizo esperar y el católico argumentó el compromiso del catolicismo con el progreso del país y el trabajo del clero como un ejemplo de amor patrio. 

En las publicaciones se defendió las acciones y el patriotismo del obispo Thiel, al destacar como éste estaba comprometido con la enseñanza de la fe católica a todos quienes habitaran el territorio, al desplazarse a distintas zonas del país para predicar a grupos indígenas, dejando de lado las dificultades que esto pudiese tener. Las declaraciones dejaron claro que, sin importar donde había nacido el obispo, sus sentimientos patrióticos, su amor por Dios y su compromiso con el progreso costarricense iban de la mano con las acciones del gobierno. El texto resaltó de manera clara y directa la labor protectora de la Iglesia católica al afirmar que ésta ha trabajado siempre en beneficio de quienes más lo necesitan, dando protección y colaborando en el desarrollo social, político y económico de los pueblos. 

La fecha de celebración de la independencia fue también utilizada por la jerarquía católica para reflexionar sobre las problemáticas sociales, económicas, políticas y territoriales a nivel latinoamericano. Un ejemplo fueron las críticas a las políticas y avances de los Estados Unidos en América Latina, situación que le permitió a la cúpula católica reafirmar la importancia del amor y la defensa de la patria, tanto para detener la intromisión de ideales y valores ajenos al costarricense como para continuar caminando hacia el progreso. Esta posición se relacionó a su lucha para evitar la expansión del protestantismo y de valores contrarios a los principios católicos en Costa Rica. 

Para el caso de las críticas realizadas a las políticas estadounidenses en América Latina, en un artículo del mes de septiembre de 1899 en El Eco Católico, las autoridades religiosas se posicionaron sobre las implicaciones de la doctrina Monroe en el continente americano. Estas críticas versaron sobre las intenciones de control y monopolización del poder por parte de los Estados Unidos en la región, mediante actividades como el ferrocarril, la compra de terrenos, la construcción y el control del comercio. Lo cual realizaba a través del establecimiento de empresas estadounidenses en territorio latinoamericano, lo que traería como resultado la dominación de esta nación sobre los pueblos de la región. Ante esta problemática, la jerarquía católica dejó claro la necesidad de luchar contra la llegada de las ideas protestantes y la toma de control de los estadounidenses e invitó a los habitantes a recordar el orgullo de la herencia europea, particularmente la hispana, así como a defender aquellos elementos de la identidad latinoamericana de origen europeo.


Mariana Blanco Ortiz y José Aurelio Sandí Morales

Escuela de Historia, Universidad Nacional

Comentarios

Artículos más leídos durante el último mes

Órdenes religiosas en Costa Rica

Por su utilidad e interés, ponemos a disposición de nuestros lectores dos recientes trabajos Óscar Lobo Oconitrillo, colaborador de éste blog, en los que traza una reseña de las distintas órdenes religiosas masculinas y femeninas que se han asentado en Costa Rica desde la erección de la Diócesis de San José en 1850 hasta la actualidad: Los religiosos en Costa Rica . Las religiosas en Costa Rica .

La Iglesia de las Ánimas de San José (II)

2. Convento de frailes capuchinos: Efectivamente, en algún momento del año 1949, Mons. Sanabria debió de acordar con los Padres Capuchinos la cesión a estos del terrero donde se enterraron las víctimas de la epidemia del cólera de 1856. Así, sabemos que el 2 de enero de 1950 Mons. Sanabria escribe al P. Valenciano informándole del próximo establecimiento de los Padres Capuchinos en San José, “precisamente en el sitio que fue Cementerio del Cólera, en donde ellos además de fijar su residencia habrán de construir la Iglesia o Capilla de Ánimas que fue el objeto para el cual fue donado aquel terreno. Estoy seguro de que este informe habrá de ser de su pleno agrado, no solo porque ya se ve próxima una solución al problema de la construcción de la iglesia de las Ánimas, sino también porque aquel vecindario aprovechará no poco de los ministerios de los Padres” . Ese mismo día contesta el Padre Valenciano a Mons. Sanabria felicitándole por su decisión. El 14 de abril de 1950 desde Car

La iglesia de las Ánimas de San Jose (I)

El presente trabajo trata de señalar los principales hitos de la Historia de la Rectoría Preciosísima Sangre de Cristo , más conocida como Iglesia de las Ánimas, dada su importancia para la ciudad de San José y su estrecha relación con los orígenes de la actual sede del Archivo Histórico Arquidiocesano “Monseñor Bernardo Augusto Thiel”. La Iglesia de Las Ánimas, ubicada en la Avenida 10 de San José, es un hito urbano de la capital josefina, por su ubicación actual en una de las principales entradas a la ciudad y junto a los principales cementerios de la misma y por erigirse sobre el solar del antiguo Cementerio del Cólera , en el que fueron enterrados los afectados por esa epidemia en el año 1856 a raíz de la Campaña Nacional contra William Walker. La investigación se ha hecho a partir de las fuentes documentales existentes en el Archivo Histórico Arquidiocesano. Por ello sus conclusiones podrían verse matizadas a partir de la consulta de otros acervos documentales. Se ha co

Los retratos de los obispos de Nicaragua y Costa Rica existentes en el Archivo Histórico Arquidiocesano de San José

El Archivo Histórico Arquidiocesano conserva en sus instalaciones una colección de 33 retratos de obispos de Nicaragua y Costa Rica , parcialmente expuesta en el segundo piso del edificio, colección de la que ya hemos hablado en anteriores notas de este blog. Es sabido que este conjunto de retratos fue realizado por el pintor nicaragüense Toribio Jerez por encargo de Monseñor Bernardo Augusto Thiel. Ahora nos proponemos exponer cual fue exactamente el origen de estas obras de arte y cómo llegaron hasta Costa Rica, apoyándonos en la abundante y expresiva correspondencia enviada y recibida por el obispo y conservada en Fondos Antiguos. Estas fuentes se encuentran principalmente en los dos libros copiadores de correspondencia enviada por Mons. Thiel entre los años 1886 y 1887 (FA-338-2, folios 135-136, 179, 246, 279, 471-474) y 1887 y 1888 (FA-338-3, folios 45, 64-66, 70-72, 114v, 135 y 259v) y en el volumen de correspondencia recibida por Thiel entre los años 1886 y 1889 (FA-348-1

Dr. Víctor Sanabria Martínez (1898-1952)

    1.      El hombre     1-1. Víctor Sanabria Martínez, nació el 17 de enero de 1898 en San Rafael de Oreamuno (provincia de Cartago), en el lugar popularmente llamado “Choruca”. Sus padres eran dos acomodados campesinos: don Zenón Sanabria Quirós y doña Juana Martínez Brenes.    Cartago fue la capital de la provincia durante el periodo colonial. Se caracterizó por su gente muy política y muy católica. Ha sido por muchos años cuna de las vocaciones sacerdotales y religiosas. Dentro de este ambiente campesino, de la lucha diaria de la tierra y las brisas del Volcán Irazú, va creciendo el último retoño de la familia Sanabria Martínez. En su pueblo natal hace sus estudios primarios, pasando luego al Colegio Seminario, regentado por los padres paules alemanes. Finalizando la secundaria, en 1912, hace la petición formal a Mons. Juan Gaspar Storck, C.M.,   III Obispo de San José de Costa Rica,   para ingresar al Seminario Mayor. Los informes de su Cura párroco, los