Ir al contenido principal

Los archivos personales de Bernardo Augusto Thiel y Juan Gaspar Stork

El Archivo Histórico Arquidiocesano de San José conserva, entre sus numerosos fondos documentales, algunos de carácter personal, es decir, conjuntos de documentos producidos o recibidos por un individuo en el ejercicio de su actividad privada, que en nuestro caso proceden de personas ligadas a la Iglesia, especialmente sacerdotes y obispos. Son, por ejemplo, los fondos de los obispos Ignacio Trejos Picado y Antonio Troyo Calderón y del sacerdote Juan de Dios Trejos Picado, entre otros que podríamos citar. 

Estos fondos personales, en nuestro archivo, se caracterizan por su reducido volumen y, en algunos casos, por encontrarse sus documentos, o haberse encontrado hasta ahora,  mezclados con los documentos de carácter oficial propios de las actividades de sus creadores en la Arquidiócesis de San José. 

Por eso, este año nos hemos dado a la tarea de iniciar la identificación, organización, descripción e instalación de los documentos personales de los obispos de San José, trabajo que ya ha dado dos frutos relevantes: los fondos documentales Bernardo Augusto Thiel Hoffman y Juan Gaspar Stork Werth, cuyos inventarios se ofrecen desde mediados de año en el Inventario General en Línea

Los documentos de estos dos fondos personales proceden mayoritariamente de agrupaciones facticias existentes en el archivo, sobre todo de la denominada "Fondos Antiguos-documentos sueltos", agrupación caracterizada por su carácter misceláneo y por encontrarse sin identificar adecuadamente, mal ordenada y escasamente descrita (de hecho, en su mayor parte carece de instrumentos de descripción). 

De estos dos fondos, el más voluminoso es el de Monseñor Thiel. Bernardo Augusto Thiel fue, como sabemos, el segundo obispo de San José entre 1880 y 1901, pero antes y durante ese periodo fue también estudiante y seminarista de la Congregación de la Misión en su Alemania natal y posteriormente en París (1869-1874), profesor de los seminarios diocesanos de Ecuador (1874-1877) y de Costa Rica (1877-1880) y hombre de gran curiosidad intelectual y de una notable producción escrita, que incluye una abundante correspondencia con su familia y con sus numerosas relaciones personales dentro de los ámbitos religioso, político e intelectual. Puede decirse que escribir cartas, tanto oficiales como personales, y leer las recibidas, fue para Bernardo Augusto Thiel un quehacer diario. Todas estas actividades se han traducido en un pequeño pero rico conjunto documental de carácter personal, el conservado en este archivo. 

El fondo documental de Monseñor Thiel abarca el periodo 1869-1901, es decir, desde el final de su etapa como estudiante en Neuss (Alemania), representada por su título de bachillerato, hasta el año de su fallecimiento en San José, y comprende numerosos documentos de su etapa en Ecuador y de sus años como profesor del seminario de San José, así como, por supuesto, de las dos largas décadas en que fue obispo de esta diócesis.

Este fondo documental lo hemos estructurado en las siguientes seis series documentales: 

1. Documentos de identidad, licencias sacerdotales, diplomas. Documentos académicos, licencias sacerdotales, pasaportes..., fechados entre 1869 y 1894, más un certificado de bautismo expedido en 1934 a instancias de Víctor Sanabria, su biógrafo y posteriormente arzobispo de San José. Viene a ser el curriculum vitae de Mons. Thiel.

2. Correspondencia, enviada y recibida entre 1882 y 1900. Pertenece a su etapa como obispo. En general, es una serie documental notoriamente incompleta, pero debe tenerse en cuenta que en Fondos Antiguos (documentos encuadernados) permanece numerosa correspondencia personal de Thiel. Por ejemplo, la correspondencia que mantuvo con su familia alemana entre 1874 y 1892 se encuentra reunida en el volumen 203-1 de Fondos Antiguos

3. Sermones y discursos. Son los textos manuscritos correspondientes a algunas de sus intervenciones orales, principalmente en un contexto religioso. Las fechas de estos textos van de 1874 a 1901. Cuatro de las unidades documentales de esta serie son volúmenes encuadernados que pertenecieron a la biblioteca arzobispal, antes de pasar, en fecha desconocida, al archivo; mientras que el resto son carpetas que reúnen los textos por orden cronológico, más una carpeta con los sermones pronunciados el 2 de agosto, día de la Virgen de los Ángeles, patrona de Costa Rica.

4. Publicaciones. Son borradores y materiales preparatorios fechados entre 1875 y 1900, aunque muy principalmente se corresponden con su etapa como obispo. Predominan los correspondientes a sus estudios de las lenguas indígenas, a sus investigaciones históricas, borradores de cartas pastorales y borradores de la publicación diocesana "Mensajero del Clero", publicación que el obispo promovió desde 1882.

5. Apuntes. Son notas manuscritas para uso personal: apuntes escolares y académicos y cuadernos de notas, más algunos borradores, fechados entre 1869 y 1901.

6. Cuentas. Libros de cuentas, recibos y facturas de gastos personales realizados entre 1883 y 1901. Se corresponden también, por tanto, con sus años de obispo. Esta serie se completa con los documentos contables personales que han permanecido en Fondos Antiguos (documentos encuadernados).


Funeral de Bernardo Augusto Thiel en San José (septiembre de 1901)




Por su parte, los documentos personales de Juan Gaspar Stork tienen un carácter similar al de su predecesor. De hecho, sus trayectorias vitales tienen más de un paralelismo: Ambos alemanes y miembros de la Congregación de la Misión, coincidieron brevemente en el seminario en París (Thiel estuvo allí hasta 1874 y Stork de 1874 a 1879); posteriormente Juan Gaspar Stork fue rector del Seminario de San José (1893-1904) y después tercer obispo de esa diócesis (1904-1920).

Sus documentos personales conservados se corresponden mayoritariamente con sus años en Europa a partir de sus estancia en el seminario y con su etapa como rector del seminario. 

Estos documentos, menos numerosos que los de Thiel, se han agrupado en casi las mismas series documentales: 

1. Documentos de identidad, licencias sacerdotales, diplomas. De 1875 a 1905. Son mayoritariamente licencias y facultades sacerdotales, más su título de doctor y su pasaporte para viajar a Costa Rica. 

2. Correspondencia, recibida entre 1897 y 1904. Destacan en volumen 4 carpetas con cartas y telegramas felicitándole por su nombramiento como obispo de San José, así como las tarjetas postales enviadas desde Limón y otros lugares de misión por otros miembros de su congregación (Nicolás Stappers, Santiago Bellut). Estas tarjetas se encuentran actualmente en un muy riesgoso estado de conservación, por su carácter quebradizo, circunstancia que va a dificultar su acceso directo al original. 

3. Sermones. Solo se ha localizado uno, muy significativo por ser el sermón del 2 de agosto de 1911, posterior por tanto al terremoto de Cartago de 1910. Por desgracia está incompleto. 

4. Apuntes. De 1878, más varios sin fecha. 

5. Cuentas, concretamente un libro de misas y unas facturas de Antonio Lehmann, de 1899 a 1903. 

6. Recuerdos, es decir, documentos varios de 1874 a 1919, que incluyen un pequeño álbum de recortes de prensa y un poema del sacerdote José Gregorio Añibarro dedicado al obispo Stork, así como las reglas del seminario que en 1874 le regaló Thiel.

Pequeños conjuntos documentales, por tanto, con los que damos a conocer algunas de las facetas personales de estos dos obispos. 



Pablo Durand Baquerizo 
Jefe Archivo Histórico Arquidiocesano

Comentarios

Artículos más leídos durante el último mes

Órdenes religiosas en Costa Rica

Por su utilidad e interés, ponemos a disposición de nuestros lectores dos recientes trabajos Óscar Lobo Oconitrillo, colaborador de éste blog, en los que traza una reseña de las distintas órdenes religiosas masculinas y femeninas que se han asentado en Costa Rica desde la erección de la Diócesis de San José en 1850 hasta la actualidad: Los religiosos en Costa Rica . Las religiosas en Costa Rica .

Dr. Víctor Sanabria Martínez (1898-1952)

    1.      El hombre     1-1. Víctor Sanabria Martínez, nació el 17 de enero de 1898 en San Rafael de Oreamuno (provincia de Cartago), en el lugar popularmente llamado “Choruca”. Sus padres eran dos acomodados campesinos: don Zenón Sanabria Quirós y doña Juana Martínez Brenes.    Cartago fue la capital de la provincia durante el periodo colonial. Se caracterizó por su gente muy política y muy católica. Ha sido por muchos años cuna de las vocaciones sacerdotales y religiosas. Dentro de este ambiente campesino, de la lucha diaria de la tierra y las brisas del Volcán Irazú, va creciendo el último retoño de la familia Sanabria Martínez. En su pueblo natal hace sus estudios primarios, pasando luego al Colegio Seminario, regentado por los padres paules alemanes. Finalizando la secundaria, en 1912, hace la petición formal a Mons. Juan Gaspar Storck, C.M.,   III Obispo de San José de Costa Rica,   para ingresar al Seminario Mayor. Los informes de su Cura párroco, los

La Iglesia de las Ánimas de San José (II)

2. Convento de frailes capuchinos: Efectivamente, en algún momento del año 1949, Mons. Sanabria debió de acordar con los Padres Capuchinos la cesión a estos del terrero donde se enterraron las víctimas de la epidemia del cólera de 1856. Así, sabemos que el 2 de enero de 1950 Mons. Sanabria escribe al P. Valenciano informándole del próximo establecimiento de los Padres Capuchinos en San José, “precisamente en el sitio que fue Cementerio del Cólera, en donde ellos además de fijar su residencia habrán de construir la Iglesia o Capilla de Ánimas que fue el objeto para el cual fue donado aquel terreno. Estoy seguro de que este informe habrá de ser de su pleno agrado, no solo porque ya se ve próxima una solución al problema de la construcción de la iglesia de las Ánimas, sino también porque aquel vecindario aprovechará no poco de los ministerios de los Padres” . Ese mismo día contesta el Padre Valenciano a Mons. Sanabria felicitándole por su decisión. El 14 de abril de 1950 desde Car

La iglesia de las Ánimas de San Jose (I)

El presente trabajo trata de señalar los principales hitos de la Historia de la Rectoría Preciosísima Sangre de Cristo , más conocida como Iglesia de las Ánimas, dada su importancia para la ciudad de San José y su estrecha relación con los orígenes de la actual sede del Archivo Histórico Arquidiocesano “Monseñor Bernardo Augusto Thiel”. La Iglesia de Las Ánimas, ubicada en la Avenida 10 de San José, es un hito urbano de la capital josefina, por su ubicación actual en una de las principales entradas a la ciudad y junto a los principales cementerios de la misma y por erigirse sobre el solar del antiguo Cementerio del Cólera , en el que fueron enterrados los afectados por esa epidemia en el año 1856 a raíz de la Campaña Nacional contra William Walker. La investigación se ha hecho a partir de las fuentes documentales existentes en el Archivo Histórico Arquidiocesano. Por ello sus conclusiones podrían verse matizadas a partir de la consulta de otros acervos documentales. Se ha co

Congresos Eucarísticos Nacionales (1913 - 2013)

   Este próximo domingo 14 de abril y hasta el domingo 21 de abril, 100 años después de la celebración del I Congreso Eucarístico Nacional en San José, se va a celebrar en Cartago el IV Congreso Eucarístico Nacional , en coincidencia con el Año de la Fe , proclamado por el Papa, hoy emérito, Benedicto XVI. Con este motivo, el Archivo Histórico Arquidiocesano ha digitalizado una pequeña parte de su colección fotográfica, correspondiente a los Congresos Eucarísticos Nacionales anteriores al que se va a celebrar en estos días. La digitalización ha sido realizada por Luis Carlos Bonilla Soto, compañero de la Vicaría Episcopal de Pastoral Litúrgica de la Curia Metropolitana. I Congreso Eucarístico Nacional (1913): Kiosco del Parque de Morazán, convertido en Altar para la Procesión del 12 de octubre.    El periódico " Eco Católico ", en su número del domingo 14 de abril de 2013, presta gran atención a este acontecimiento, dedicándole diversos artículos entre los que